castillo-ok.jpg

María José Castillo Navasal

Profesora de Historia y Geografía Universidad Internacional SEK, Magister en Historia del Arte Universidad Adolfo Ibáñez y concursante a Doctora en Historia por la Universidad San Sebastián.

Profesora de Historia y Geografía Universidad Internacional SEK, Magister en Historia del Arte Universidad Adolfo Ibáñez y concursante a Doctora en Historia por la Universidad San Sebastián. Durante más de 25 años me he dedicado a trabajar en el área de la Historia de la Iglesia en Chile, lo que me ha otorgado grandes satisfacciones en lo intelectual y en los resultados académicos como publicaciones de artículos, capítulos de libros, libros y en diversas invitaciones a participar en Congresos y clases en distintas universidades y entidades a nivel nacional e internacional.

Estoy felizmente casa, madre de cuatro hijos y abuela de un nieto por ahora. Soy amante de la naturaleza como fuente de vida y equilibrio. Me encantan los animales y por ello, tengo cuatro hermosos perros que me hacen feliz. Me gusta caminar y trotar, en especial cuando es en cerros.

Para privilegiar la maternidad postergué mis estudios universitarios hasta asegurarme que los niños tuvieran sus primeros años de vida junto a su madre, otorgándoles la formación que nosotros como padres queríamos darles. En ese tiempo aprendí muchas cosas prácticas que me ayudaron a colaborar en la casa. El que más me marcó fue el de conservación preventiva para archivos históricos, lo que me llenó de alegría y me acercó más a la historia, brindando servicio en distintos archivos eclesiásticos en los que trabajé por largos años y me dio el pase para integrarme a la Sociedad de Historia de la Iglesia en Chile, en la que cumplo con las labores de la Secretaría Ejecutiva desde el año 2011, cuando falleció el presbítero Jorge Falch, quien desarrolló esa misma responsabilidad desde la fundación de la Sociedad en el año 1983.

Para ordenar mis ideas y relajarme, me dedico a cuidar mis plantas, especialmente los cítricos, las rosas y mi copihue que me fascinan, pintar en óleo y acrílicos cuadros que de vez en cuando decido vender o regalar, además, de jugar con mis perros. Me encanta el trabajo en madera por su nobleza. Soy muy independiente y autosuficiente, alegre y agradecida de la vida.